La Cerveza Checa

Hola muchachada!

Después de la ración de realidad de ayer, creo que nos hemos ganado el tema de hoy… Ya el otro día inauguré la sección alcohólica del blog y hoy no me puedo resistir a continuarla hablando de un bebedizo que que sería un pecado que no tratásemos en este blog… Sí hijos míos, la cerveza… Pivo en checo.

No sólo en Praga, sino en todo el país la cerveza yo la consideraría casi como una religión, puedes encontrar a gente bebiendo cerveza desde primera hora de la mañana hasta las tantas de la madrugada.

Y es que aquí en la República Checa la cerveza es omnipresente, se puede encontrar de muchísimas marcas, conocidas y no conocidas, caseras o industriales, pasteurizadas y sin pasteurizar, filtradas y sin filtrar, rubias, tostadas, negras, de sabores…

Ínfima selección…

cerveza checaDe hecho en la mayoría de las cervecerías pequeñas se elabora la světlý ležák, que es la cerveza rubia lager, tipo Pilsen (una Mahou vamos…) y que es distinta en cada una de ellas. No sabéis lo estupendo que es ir de taberna en taberna probando las distintas cervezas que tienen en cada una.

La cerveza está intrínsecamente ligada a la cultura checa y por supuesto es la bebida nacional, también se dice que durante los años del Imperio Austrohúngaro fue uno de los pilares para la preservación del idioma Checo ya que en la hospoda (pequeñas tabernas) era donde se hablaba checo. El gobierno, la clase alta y en las escuelas se hablaba alemán. Además, como la gente de la clase alta sólo tomaba vino, café y licores no se mezclaban con la clase baja que mantuvieron así su idioma.

Cuáles son las mejores cervezas checas?

Según los expertos las mejores cervezas checas no son las más famosas, como Gambrinus, Budvar o Pilsner, sino algunas menos conocidas como Svijanský Rytíř, Rohozec 12º o Primator.

No obstante, en comparación, si tenemos una cerveza checa, considerada como “mala”, como pudiera ser Gambrinus y la comparamos con una española Cruzcampo, por ejemplo, nos parecería estar bebiendo licor de dioses.

En cualquier caso, en el escalafón, las Budvar o Pilsner están bastante bien colocadas a pesar de no ser las mejores.

Nos digan lo que nos digan las mujeres, el tamaño importa y por eso la cerveza más decente que un hombre de pelo en pecho se puede tomar aquí en República checa es de medio litro, las de 0.33 Cl son para las chicas. No, no las hay más pequeñas, si las hay no las he visto. Pero no sufráis, más grandes sí que hay, las he visto de litro para una persona y de 5 litros para compartir entre varios (esto es una guarrería os pongáis como os pongáis)

Esta es Hoegaarden, pero está rica también

Instrucciones de uso

El proceso para pedir una cerveza es muy sencillo, una vez en el pub en cuestión os sentaréis en una mesa y cuando aparezca el camarero le pediréis velké pivo (cerveza grande), aunque si no especificáis, se dará por hecho que es medio litro. Si, por el contrario queréis una pequeña pediréis malé pivo. Si tenéis los testículos como Bismark entonces podéis pedir tuplák que es un litro de cerveza.

Fase 1: Coger la Cerveza

Fase 2: Ingerir

Fase 3: Finiquitar

Como curiosidad, hay una cerveza que se llama Radegast (seguro que los frikis han leído Radagast, yo leí Radagast durante meses), que es el dios eslavo de la hospitalidad y fertilidad. Se le asocia con la guerra y el Sol. Vamos, imaginaos una cerveza que se llame Jesucristo…